Alejandro Hurtado

Elige a tu músico de sesión

    Alejandro Hurtado

    «Después de haber trabajado a lo largo de mi trayectoria
    profesional con los mejores guitarristas de mi tiempo,
    empezando por Niño Ricardo y pasando por el genial Paco de
    Lucía, doy fe de la enorme capacidad guitarrística de Alejandro
    Hurtado, y no me cabe duda de que está llamado a ocupar un
    lugar de privilegio en el mundo de la guitarra flamenca»
    Antonio Fernández Díaz, «Fosforito»

    A pesar de su juventud, su excepcional técnica, su limpieza de ejecución, así como su increíble fuerza expresiva, le permiten transmitir al público las más intensas sensaciones en cada minuto que se encuentra sobre el escenario. Si a esto añadimos su talento creativo, como muestran sus composiciones para guitarra solista, podemos afirmar sin duda que Alejandro Hurtado, más que una promesa de la guitarra es ya uno de los más destacados intérpretes de la guitarra flamenca de concierto de nuestros días.
    La fascinación que Alejandro consigue en cada una de sus actuaciones es debida a la conjunción de un talento musical excepcional y una una increíble capacidad de trabajo, que lo llevan a una continua búsqueda de mejoras, nuevas ideas, nuevos elementos, en aras de una perfección de lo que ha sido su pasión desde niño: la guitarra flamenca de concierto.
    Alejandro pretende otorgar el máximo protagonismo al instrumento que le apasiona y que domina como nadie, huyendo para ello del recurso fácil de incluir otros elementos en el escenario.Por ello, sus actuaciones hacen gala de una sobriedad de elementos poco frecuente en los conciertos de guitarra flamenca de nuestros días. En cierto modo, pretende entroncar con la tradición de antiguos guitarristas, como Montoya, Niño Ricardo o Sabicas, reivindicando el papel de la guitarra de concierto como instrumento solista. Este difícil reto solo lo ha podido conseguir gracias a una sólida formación musical, que comenzó a los 9 años, edad en la que se inició en la guitarra clásica con Marco Uceda, para ingresar al poco tiempo en el Conservatorio Profesional de Música y Danza «Vicente Lillo Cánovas» de San vicente del Raspeig (Alicante), su ciudad natal, donde estudió con el profesor Raúl Juan Ruíz. Al mismo tiempo que cursaba sus estudios de guitarra clásica, se formaba en la guitarra flamenca con Pedro Alarcón, Roberto Sabater, David Cerreduela, y ,más tarde, con el legendario guitarrista Arturo Cerreduela «El Nani», con quien aprende los secretos de la guitarra de Caño Roto. Recibió durante estos años también clases de los más grandes maestros de la guitarra flamenca: Manolo Sanlúcar, José Antonio Rodríguez, El Viejín, Juan Manuel Cañizares, Rafael Riqueni, Jerónimo Maya, Manolo Franco, José Luis Montón, o Jose Antonio Rodríguez. Terminados sus estudios de grado medio, decidió continuar el estudio de la guitarra flamenca, su verdadera pasión, ingresando en el Conservatorio superior de Música de Córdoba para realizar estudios superiores con maestros como Paco Serrano o Manolo Franco, continuando también el estudio de la guitarra clásica con el catedrático Pablo Barón. En 2017 finalizó sus estudios de Grado superior con la calificación de matrícula de Honor y Premio extraordinario fin de carrera. La misma calificación es la obtenida en el Master Flamenco de la ESMUC.
    Su gran talento le ha hecho merecedor de más de una decena de premios, obtenidos los primeros con apenas 12 años de edad, para culminar con la obtención del más importante galardón en la guitarra flamenca de concierto: el Bordón Minero, obtenido en 2017 tras varios años en los que este premio se había declarado desierto.
    Sus apariciones en público mientras completaba su formación fueron numerosas, tanto en recitales como solista, como en su faceta de acompañante, o en espectáculos flamencos como «Locos de
    Amor”, homenaje a Pepe Pinto y Pastora Pavón de Lucia Leiva; “Nazareno y Olivares», homenaje a Fosforito escrita y dirigida por David Pino; «Latidos», «Volátil» y «De Castilla a Jerez» junto a la compañía de Danza Flamenco-española “José Soriano”. Pero su verdadero despegue como guitarrista se produce a partir de la obtención del Bordón minero.
    En su faceta de acompañamiento, hay que destacar sus actuaciones con la cantaora Mayte Martín, que desde 2017 lo incorpora como guitarrista en todos sus espectáculos. Especialmente los recitales
    de «Flamenco clásico», han dejado momentos inolvidables por la sensibilidad de sus acompañamientos, y la riqueza de sus pasajes en solitario, que han hecho levantar ovaciones del público y elogios de la crítica. Sin embargo, donde se puede realmente apreciar su calidad como guitarrista es en sus cada vez más frecuentes apariciones como guitarrista solista. Sin duda su formación clásica ha marcado su toque
    con una limpieza de ejecución inusual entre los guitarristas flamencos; y esto lo consigue sin que se pierda la pureza de su toque flamenco, reconocido por el público en los escenarios más tradicionales
    de este arte, como el centro Fosforito de Córdoba, o la Peña la Platería de Granada. Sus actuaciones lo han llevado por toda la geografía española, así como Francia, Bélgica, Holanda, Italia, en citas tan importantes como el Festival de la Guitarra de Córdoba, el Ffestival de Guitarra de
    Granada, el Conservatorio de Rotterdam o la Noche blanca del Flamenco de Córdoba. La próxima cita importante, que marcará un nuevo reto en su carrera, es la interpretación del Concierto de Aranjuez, con la Orquesta Ciudad de Córdoba, programada para el próximo mes de Septiembre.